¿Qué es perdón?

Compartir Significado

El término perdón deriva del verbo perdonar. Y éste proviene del latín formado por el prefijo per- cuyo significado es acción completa y total y el verbo dono, donas, donare, donavi, donatum (dar, regalar, ofrecer, conceder, obsequiar). Inicialmente este verbo señalaba el regalo que le hacía de manera definitiva el acreedor al deudor con respecto a lo que se le debía. Puede considerarse entonces como su concepto original la acción de regalar el indulto o transmutar una pena o agravio.

Clase: sustantivo, masculino, singular // sustantivo, masculino, plural.

Definición de perdón

Para la Real Academia Española la definición del sustantivo singular es: “acción de perdonar”. Entendiendo por perdonar “dicho de quien ha sido perjudicado por ello: remitir la deuda, ofensa, falta, delito u otra cosa”; “exceptuar a alguien de lo que comúnmente se hace con todos, o eximirle de la obligación que tiene”.

Otros significados son: “remisión de la pena merecida, de la ofensa recibida o de alguna deuda u obligación pendiente”; “indulgencia: remisión de los pecados”. También es usado “para pedir disculpas”; “para interrumpir el discurso de otra persona y tomar la palabra” y “en forma interrogativa para expresar que no se ha entendido algo”.

De forma coloquial se refiere a “gota de aceite, cera o material similar que cae ardiendo”.

Como sustantivo plural significa “obsequios que se traen de una romería, tales como frutas secas, dulces y otras golosinas”.

Sinónimos de perdón

Jubileo, dispensa, gracia, indulgencia, absolución, clemencia, compasión, misericordia, benignidad, caridad, condescendencia, generosidad, magnanimidad; concesión; amnistía, indulto, remisión, conmutación, olvido, exención; quita, condonación, liberación.

Antónimos de perdón

Represalia, rencor, venganza, condena, castigo, pena; intolerancia, intransigencia, impiedad, inclemencia; enconamiento, ensañamiento, expiación.

perdón

Ejemplos de uso y frases

“Ni bien lo vio llegar con esa carita, ni se acordó de lo que le había hecho solo corrió hacia él lo abrazó y le dio su perdón”. Aquí se aplica refiriéndose a la remisión de una ofensa.

“Venían con los bolsillos llenos de perdones, cantando y saltando de alegría: la fiesta había sido maravillosa”. Se refiere en esta oración a las golosinas que se traen de una romería.

“Como no hacía más que hablar, la mujer le pidió perdón para poder hablar ella”. En este ejemplo se usa con el sentido de interrumpir el discurso de alguien para tomar la palabra.

Tipos de perdón

Ellos son:

Pleno: donde quien perdona también olvida, esto quiere decir que recupera la relación de confianza o amor con el perdonado, como si la ofensa nunca hubiera existido.

Parcial: quien perdona toma la decisión de no odiar al perdonado por la ofensa pero no se vuelve al estado de las relaciones anteriores.

Condicional: es cuando el que perdona lo hace solo si el perdonado cumple con algunos requisitos o condiciones.

Incondicional: cuando el que perdona lo hace sin ningún tipo de condición.

Expresado cuando quien perdona se lo comunica al perdonado.

Tácito cuando le comunica le hace saber su decisión de perdonarlo por hechos.

No expresado: cuando no le comunica que lo ha perdonado.

Pedido: es cuando se produce luego de que el que ha ofendido ha pedido disculpas.

Espontáneo: se realiza sin ningún tipo de pedido de disculpas del ofensor.

Humano: cuando quien lo otorga es un hombre.

Divino: cuando quien lo otorga es Dios.

Otra forma de clasificarlo es teniendo en cuenta la manera en que se expresa y quién lo expresa.

Te pido perdón: efectuada por el ofensor a la persona afectada. Esto se expresa cuando no se cumple con alguna promesa o cuando las acciones que se cometen han dañado a alguien. Desde el punto de vista psicológico esta expresión conlleva la exigencia de que el ofendido perdone. Por eso cuando esto no ocurre, el ofensor se pone triste o se enoja. Pero lo que sucede es que ha quedado dependiente de la respuesta de la otra persona. Por esa razón, se sugiere que se exprese no a través de te pido… sino directamente de: Perdón. Porque así no se está esperando una respuesta sino que se cierra un proceso que generaba culpa y remordimiento. Expresarlo de esa manera no nos absuelve de la responsabilidad de lo hecho ni de repararlo pero sí nos desata de la dependencia del otro.

Te perdono: efectuada por el ofendido al ofensor. Esta es la respuesta cuando el que ha ofendido ha pedido ser perdonado. Pero esto también genera dependencia ya que se está esperando que sea el ofensor quien dé el primer paso. Y si esto no ocurre el ofendido se queda esclavizado por el resentimiento. Esto se evita si simplemente se perdona, porque éste es un acto de gracia que nos conecta con la alegría y la libertad.

Me perdono: es un el acto más íntimo, porque es perdonarse a sí mismo. No hacerlo perpetúa el rencor, la tristeza, la ira para con uno. Es un ofrecimiento y una aceptación para ser perdonado y sin embargo en muchos casos es el más difícil de aceptar. No perdonarse a sí mismo es no dejar lugar a pensar que en el pasado se actuó de una manera diferente a lo que podemos hacerlo hoy. Eso presupone que somos de una manera y nunca podremos cambiar.

Perdonarse a sí mismo es un efecto liberador y por sobre todo de amor a uno mismo y a la vida.

Factores que facilitan el perdón

Se considera que existen más posibilidades de que un ofensor sea perdonado cuando:

Manifiesta su arrepentimiento.

Pide ser perdonado, sobre todo si se hace públicamente.

Se ha compensado al ofendido por el daño causado.

La relación entre ofendido y ofensor es importante.

El ofendido considera el acto de perdonar como una obligación moral o religiosa.

Pero por sobre todo cuando se es honesto y transparente con uno mismo y por tanto con el otro.

Compartir Significado