¿Qué es la hemofilia?

Compartir Significado

Es interesante saber a qué se refiere la concepción de hemofilia, primordialmente es una enfermedad genética y tiene como característica principal impedir la correcta coagulación sanguínea, se comprende que la misma contiene una relación con el cromosoma X.

Hemofilia causas

Lógicamente que necesariamente se debe saber cuáles son las causas que generan dicha patología, se entiende que en cada célula hay 46 cromosomas, la mitad son heredados del padre y la otra mitad de la madre, de acuerdo con ello, los cromosomas tienen las instrucciones básicas, para que las células puedan fabricar correctamente las proteínas que el organismo requiere para su perfecto funcionamiento. Hemofilia

Es de importancia distinguir que los cromosomas X contienen información genética común a ambos sexos, entre ellos se encuentran los genes del factor VIII, y IX, y están estrechamente relacionados con la coagulación sanguínea. Entonces se entiende que si se hereda el cromosoma con dichos factores dañados se podría incurrir en la enfermedad.

La hemofilia generalmente es más común en hombres que en mujeres, porque se entiende que estas son las portadoras de dicho gen, igualmente suele manifestarse.

Existen aproximadamente varios tipos, hemofilia A, generalmente cuando existen un déficit con el factor VII, generalmente es la forma más común; en estos casos se da una coagulación más prolongada que la normal, además el coagulo se encuentra con una mayor inestabilidad. Se comprenden que aproximadamente 1 de cada 5.000 hombres, padece dicha patología.

Otro tipo es la hemofilia B, producto del factor IX, y se entiende cuando hay una deficiencia de una proteína primordialmente en el plasma. Y se estima que existe 1 caso por 32.000 hombres.

Hemofilia síntomas

Entre las principales características de las cuales se distingue la enfermedad es la hemartrosis, como así también el sangrado de manera prolongado, ambos síntomas se establecen en los dos tipos.

Existen hemorragias de mayor gravedad, y suelen producirse generalmente en la cabeza, lengua, ojo, riñones, digestivas, nasales y entre otras.

Pero de la sintomatología más frecuente con pacientes que padecen el trastorno, es el sangrado interarticular, que afecta ciertas articulaciones conocidas de un solo eje, codo, tobillo, entre otras.

Compartir Significado