¿Qué es convencional?

Compartir Significado

La procedencia de la palabra convencional es del latín. Deriva del sustantivo conventio, conventionis (asamblea del pueblo, convenio, pacto) y éste a su vez, del verbo convenio, conveni, conventum cuyo significado es acudir, reunirse, agruparse, estar de acuerdo. Se ha formado mediante un prefijo con- (reunido, junto), el verbo venire (venir), el sufijo –ción (indica acción y efecto) y el sufijo –al (relativo a lo que se establece). Por tanto, su concepto es lo relativo a lo que se establece por convenio.

Clase: adjetivo, singular. En cuanto al género, todo adjetivo lo toma del sustantivo que acompaña. Pero en este caso, no toma la desinencia ni del género masculino ni del femenino, sino que permanece invariable, por terminar en –l. // Sustantivo, masculino, singular.

Definición de convencional

La primera definición dada por la Real Academia Española es a partir de su etimología: “perteneciente o relativo al convenio o pacto”. Esta acepción del adjetivo se vincula con el sustantivo, refiriéndose así a la persona que asiste y participa de una convención.

Las siguientes acepciones son: “que resulta o se establece en virtud de precedentes o de costumbre”; “dicho de una persona, de una actitud, de una idea, etc.: poco originales y acomodaticias”; “dicho de un acto, de una costumbre, de una indumentaria, etc.: que se atienen a las normas mayoritariamente observadas”.

convencional

Sinónimos de convencional

Tradicional, acostumbrado; usual, corriente, normal, habitual, común, aceptado.

Antónimos de convencional

Extraño, exótico, natural, sencillo, simple.

Ejemplos de uso y frases

“Una vez que se supo el temario de la reunión, se hicieron presentes en ella todos los convencionales convocados”. Se refiere en este caso, a las personas que participan de una convención y es el sustantivo en plural.

“Desde muy pequeña nunca quiso ropa moderna ni colorida, siempre fue amante de vestirse de manera convencional”. En este ejemplo, se usa con el sentido de tradicional.

“Es tan convencional que llega a la necedad de decir que no incluso a aquellas cosas nuevas que le permitirían vivir mejor”. Aquí, se aplica refiriéndose a no apartarse de lo que conoce.

Convencionalismo

Es aquel que considera que las teorías y conceptos científicos no reflejan el mundo objetivo, sino que son el resultado de un acuerdo convencional entre los hombres de ciencia y este acuerdo está dado por axiomas y principios.

Este es el punto de vista en filosofía de la ciencia de Henri Poincaré (1854-1912), quien dijo que “la ciencia consiste solo en convenciones”, que las leyes también son convenciones o definiciones disfrazadas, con lo que ni la una ni las otras están relacionadas con la verdad, sino que tienen que ver con el consenso, la utilidad, la conveniencia o la comodidad. Esta teoría es una versión del positivismo del siglo XIX donde Poincaré es su fundador, y entre sus adeptos está Pierre Duhem, investigador de la historia de la ciencia. Estos científicos solo lo aplicaron en el campo de la geometría y de la mecánica.

No obstante el considerar verdadero todos los usos y costumbres, principios y valores o normas que rigen el comportamiento en una sociedad o a título personal, basados en acuerdos explícitos o implícitos de un grupo social, tuvo muchos adeptos y los tiene aún. Esto se verifica en variadas disciplinas como son la gramática, la lógica, el derecho, la ciencia, la moral, la filosofía, entre otras.

Persona convencional

Se suele denominar de esta manera a aquella persona que se atiene a las normas tradicionales sea en sus usos y costumbres, como en sus ideas, y las lleva a la práctica. Se puede entender también por esto, el mantener costumbres, creencias y hasta prejuicios que provienen de sus ancestros. Y que aún en el caso de que le puedan causar problemas en el entorno o en la propia vida, continúa aferrada a ellos. Siempre realiza lo mismo de la misma manera; no se cuestiona si puede haber otra manera de hacer y de concebir el mundo; cumple con lo que se espera de ella sin cuestionárselo.

Quien vive de esta manera, en muchas ocasiones, rechaza todo lo nuevo, sin siquiera ver si le es provechoso o no, ya que todo aquello que no haya sido consensuado por el uso y el tiempo, no tiene valor dentro de su paradigma.

 

Compartir Significado