¿Qué es asertivo?

La palabra asertivo es un derivado del sustantivo aserto: afirmación de la certeza de algo, más el sufijo –ivo con el significado de ‘que tiene la inclinación o capacidad para’ o ‘que está relacionado con’. Aserto a su vez, proviene del verbo latino assero, asserui, assertum, reivindicar, declarar, defender, afirmar. De todo esto, se infiere que el concepto de la palabra estudiada es la inclinación o capacidad para declarar, reivindicar, afirmar.

Clase: adjetivo, masculino/ femenino con sufijo –iva, y singular.

Definición de asertivo

La Real Academia Española da como definición “afirmativo, que denota o implica la acción de afirmar”. Se entiende por esto, dar por cierto algo. También se utiliza este vocablo para aludir a una proposición u opinión afirmativa. Por extensión también se refiere a la posibilidad de manifestar o confirmar alguna cosa. De todas maneras, su uso siempre está vinculado a una persona, autoridad o institución que ejerce la facultad de defender sus ideas, creencias, conocimientos o convicciones.

En el ámbito de la psicología se utiliza este término para denominar la habilidad de las personas en ser autónomas y autosuficientes.

Sinónimos de asertivo

Afirmativo, aseverativo, confirmativo, declarativo.

asertivo

Antónimos de asertivo

Negativo, invalidado, anulado, reprobado.

Ejemplos de uso y frases

“El decreto firmado por el gobernante es asertivo en cuanto a los usos y costumbres de los pueblos originarios”. En este caso, se usa con referencia a confirmativo.

“Lejos de su costumbre habitual, su discurso esta vez, ha sido asertivo en todos sus aspectos”. Se utiliza en este caso, para explicitar afirmación.

“Gracias a la ejercitación atenta y minuciosa, Pablo se ha vuelto un ser asertivo”. Aquí, se está expresando autonomía y autosuficiencia.

Asertividad ejercicios

Son aquellos que se proponen para desarrollar la mejor capacidad de relación con los otros a partir de reafirmar la personalidad. Entendiendo por eso la autoafirmación de los propios derechos, sin dejarse manipular, ni manipulando a los demás con comportamientos agresivos, violentos o de víctima. Los defensores de esta teoría aducen que una persona con estas características piensa más racionalmente, se adapta más a su vida y circunstancias, sus sentimientos son más estables y controlados que las personas inhibidas o agresivas.

Para lograr esto, se proponen una serie de ejercicios que comienzan con la auto observación de uno mismo frente a las circunstancias, ver cuándo ocurren y qué sucede dentro de uno en cuanto a los sentimientos y pensamientos. Todo esto se plasma en un esquema de cada situación ocurrida. A esto se le agrega aquellos comportamientos que  se sabe que no se atienen a la lógica o al sentido común, ni a la realidad de las cosas, sino que son exageraciones, dramatizaciones o fantasías del individuo. Luego de esto, se pueden identificar y comenzar a escribir en otra columna las alternativas racionales como forma de aproximación a la práctica.

Por supuesto que conjuntamente con esto se le da a la persona ejercicios de autoestima como hacer valer los derechos, hablar de sí mismo y aprender a decir que no.