¿Qué es aleatorio?

El término aleatorio tiene su origen en el latín. Proviene de aleatorius, aleatoria, aleatorium. Y esta palabra proviene a su vez de alea, aleae cuyo significado es dado, juego de dados, juego de azar, riesgo, suerte, incertidumbre, a la que se le adjunta el sufijo -torium que significa perteneciente a. Por eso puede considerarse que el concepto de este vocablo es lo que pertenece o perteneciente a los juegos de azar.

Clase: adjetivo, masculino // a- femenino, singular.

Definición de aleatorio

La primera definición que da la Real Academia Española está directamente relacionada con la etimología de la palabra: “perteneciente o relativo al juego de azar”. En segundo orden, define: “dependiente de algún suceso fortuito.”

En el ámbito del Derecho “se refiere al contrato que depende de un hecho fortuito o eventual”, así lo define el Diccionario Larousse.

En Teoría de la probabilidad se llama así al experimento que bajo las mismas condiciones iniciales aparentes, puede dar resultados diferentes, o sea, no se puede predecir el resultado exacto de cada experiencia individual.

Sinónimos de aleatorio

Casual, fortuito, imprevisible, azaroso, accidental, imprevisto; aventurado, arriesgado, circunstancial, eventual.

aleatorio

Antónimos de aleatorio

Cierto, previsto, seguro, deliberado, preparado.

Ejemplos de uso y frases

“La casa no le llegó por esfuerzo ni trabajo, sino de una manera totalmente aleatoria”. Aquí, se aplica refiriéndose a algún hecho azaroso. Está en femenino.

“El apostador estaba muy entusiasmado había ideado un sistema no aleatorio de cifras, lo que le permitía saber con exactitud qué número saldría a la ruleta”. En este ejemplo, se usa aplicándolo a juegos de azar.

“Los científicos han descubierto que en las moléculas se forman nudos, que están unidos de manera caótica y aleatoria, y no de manera exacta”. Se refiere en este caso, a un ordenamiento fortuito.

Número aleatorio

Es el que se obtiene al azar. Esto implica que todo número tiene la misma posibilidad de ser elegido y que la elección de uno no dependa de la elección de otro. Para generarlo, el ejemplo más común es el lanzar reiteradas veces una moneda o un dado ideal no trucado.

En los modelos matemáticos este tipo de número permite representar la realidad. Esto es así, ya que tanto el ser humano como su comportamiento se da de manera azarosa. Entonces, si se desea predecir un comportamiento de un objeto, de un fenómeno climatológico o de un grupo humano se puede inferir esto a partir de datos estadísticos. Para conseguir un mejor acercamiento a la realidad la herramienta predictiva debe funcionar también aleatoriamente. De allí, han surgido los modelos de simulación.

Algunos ejemplos de situaciones donde se utilizan números aleatorios son los juegos de azar, en una animación por ordenador, en el diseño de la caída de copos de nieve, en la transmisión de datos desde un satélite, entre otros.

Algunas formas para generar números de este tipo pueden ser los métodos manuales como lanzar monedas, dados, dispositivos electrónicos; métodos de computación analógica donde existen procesos físicos de este tipo como puede ser la manera en que se comporta una corriente eléctrica; métodos de computación digital; tablas de bibliotecas que se refieren a números que ya se han publicado, etc.